viernes, 19 de octubre de 2012

Nadie, en toda tu vida, te ha maltratado más que tú mismo.




















El límite del maltrato que tolerarás de otra persona es exactamente el mismo al que te sometes tú.